Sobre mí

Escritora de novela romántica. Nunca dejo de afilar el oído en el bus, en los cafés, en la fila del banco o en la sala de espera de una veterinaria.

No creo en las plumas solitarias, la mejor forma de conseguir historias es salir a la calle y preguntar. Cuidado con lo que me cuentas porque puede terminar en una novela.